El Fósforo se acaba

El agotamiento de este elemento fundamental para la vida, no renovable y no sintetizable artificialmente, supone un riesgo para el futuro de la producción de alimentos

fosforo

“El contenido de fósforo de nuestra tierra, después de años de cultivo, ha disminuido considerablemente. Necesita reponerse. La necesidad de un mayor uso de fosfatos y la conservación de nuestros suministros de fosfatos para las generaciones futuras es, por tanto, un asunto de gran preocupación pública”. Son palabras pronunciadas en mayo de 1938 por el entonces presidente de Estados Unidos Franklin D. Roosevelt, quien ya había entendido el papel crucial del fósforo y alertaba a los miembros del Congreso sobre la necesidad de desarrollar una política para protegerlo. “La disposición de nuestros depósitos de fosfato debe ser considerada un asunto de interés nacional”, sentenció.

El fósforo es un elemento químico esencial en la Tierra, fundamental para el desarrollo de todos los seres vivos, pero es escaso y no se puede sintetizar artificialmente. Está presente en la estructura del ADN, la membrana celular, los huesos y los dientes, y lo obtenemos a través de los alimentos que ingerimos.

El recurso podría acabarse este siglo. En 2035, la demanda superará la oferta
Al igual que el nitrógeno y el potasio, es un nutriente que las plantas absorben del suelo y resulta básico para la fertilidad de la tierra y el crecimiento de los cultivos: en concreto, es imprescindible para la fotosíntesis y otros procesos químico-fisiológicos. Durante siglos, y todavía a pequeña escala hoy, se ha obtenido de los residuos agrícolas y del estiércol. Pero, a principios del siglo XX, las nuevas maneras de extraer nitrógeno del aire y la explotación minera del fósforo dieron pie a los procesos de fertilización de la agricultura moderna.

Actualmente, la mayoría de las explotaciones agrícolas del mundo dependen de los fertilizantes derivados de minerales inorgánicos, que elevan de manera constante los rendimientos, sobre todo en los suelos más pobres en nutrientes, como los tropicales y los sobreexplotados. Por tanto, este recurso resulta clave para mantener el actual sistema de producción de alimentos, capaz de sustentar a una población en imparable aumento.

El fósforo, en forma de fosfatos, forma parte de los fertilizantes compuestos N-P-K (N, de Nitrogeno; P, de fósforo y K, de potasio) de alta concentración, la materia prima principal de la industria mundial de los fertilizantes. Se extrae de la roca fosfórica, un recurso finito.

Según la Iniciativa Mundial de Investigación del Fósforo, “todos los sistemas agrícolas modernos dependen de entradas continuas de fertilizantes fosfatados derivados de roca fosfórica”, un elemento no reemplazable, cuyas reservas, al ritmo actual de explotación, podrían agotarse en este siglo, advierten los expertos.

La industria de los fertilizantes consume cerca del 90% de la producción mundial de rocas fosfóricas, y el 10% restante se utiliza en la fabricación de alimentos para animales, detergentes y productos químicos. Hay que tener presente que la sobreabundancia de fósforo acarrea consecuencias negativas: el uso excesivo de fertilizantes provoca la eutrofización, acumulación de un exceso de nutrientes en un ecosistema, que en los medios acuáticos facilita la multiplicación de algas y otros microorganismos, los cuales agotan el oxígeno del agua e impiden la entrada de la luz en lagos, ríos y océanos; lo que aniquila a otras formas de vida.

Reservas muy concentradas

Las reservas de fósforo son escasas y están muy concentradas geográficamente, por lo que unos pocos países tienen el control. Casi el 90% de las reservas estimadas se encuentran en cinco países: Marruecos –el primer exportador mundial–, China, Sudáfrica, Jordania y Estados Unidos.

Muchas de las minas que explota Marruecos se encuentran en el territorio ocupado militarmente del Sáhara Occidental, donde se halla el yacimiento de Fos Bucraa, uno de los más ricos del planeta, descubierto durante la colonización española. Su explotación en un territorio cuya soberanía no le reconoce la comunidad internacional contraviene diversas resoluciones de las Naciones Unidas. Algunas grandes empresas internacionales han dejado de importar el material saharaui por esta razón.

”La demanda de fósforo se ha incrementado, por lo que los precios subieron un 800% entre 2006 y 2008“, explica en su tesis sobre el impacto de la escasez global de fósforo para la seguridad alimentaria Dana Cordell, investigadora del Instituto de Desarrollo Sostenible para el Futuro de la Universidad Tecnológica de Sydney (Australia) y cofundadora de la Iniciativa Mundial de Investigación del Fósforo.

Es un camino sin retorno. “A menos que se haga algo, la escasez de fósforo puede causar problemas de dimensiones mundiales. Para 2035, se calcula que la demanda de fósforo superará la oferta”, advierte Cordell. La disminución de la producción provocará una presión al alza sobre los precios de los alimentos y aumentarán las tensiones internacionales.

“Si no se adoptan medidas, la producción alimentaria corre el riesgo de decrecer dramáticamente en el futuro, generando de paso sustanciales incrementos en los precios de los fertilizantes, aumentarán los impactos ambientales de la contaminación, la energía y el consumo de recursos, las cosechas rendirán menos y los agricultores tendrán mayores dificultades para subsistir y, como corolario, se reducirá la seguridad alimentaria”, añade Cordell.

Debido a la escasez, sus precios se incrementaron un 800% entre 2006 y 2008
Para evitar tan negro escenario, la investigadora considera que es el momento de gestionar de manera más eficiente toda la cadena alimentaria y, al mismo tiempo, hacer nuestras dietas más vegetarianas, recuperar y reutilizar gran parte del fósforo que contienen los residuos de cultivos y de alimentos, estiércol, heces y orines humanos. Pero, para hacerlo posible, son necesarias nuevas iniciativas y voluntad política.

En este sentido, cabe destacar la puesta en marcha por un grupo de científicos europeos de un estudio que analizará las implicaciones mundiales que puede tener la escasez de fósforo. El Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF, en sus siglas en catalán) liderará el proyecto europeo Effects of phosphorous limitations on Life, Earth system and Society (Imbalance-P), financiado con 13,6 millones de euros por el programa de investigación ERC Synergy Grants de la Unión Europea.

El grupo, dirigido por el profesor Josep Peñuelas, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), evaluará durante seis años los impactos actuales y futuros de la falta de fósforo sobre la seguridad alimentaria, ayudará a diseñar escenarios para producir alimentos en condiciones de escasez de fósforo y propondrá acciones políticas que impulsen una gestión sostenible del ciclo del elemento.

Además, estudiará el desequilibrio entre las proporciones de fósforo, carbono y nitrógeno que sufren los diferentes ecosistemas del planeta. Para ello, está previsto llevar a cabo un macroexperimento en la selva tropical de la Guayana Francesa, donde estudiarán cómo afectan dichos desequilibrios a la riquísima biodiversidad del bosque amazónico, el clima y la agricultura.

Fuente: ecoavant

Anuncios

La historia de las cosas

En clase hemos visto un vídeo titulado: “La historia de las cosas“, que nos habla de como el consumismo acelerado y planificado a hecho que el hombre y el mundo entre en una vorágine de que es que cada vez más imposible salirse. El vídeo en sí es muy famoso, fue publicado en 2004 y exponía crudamente el capitalismo voraz a traído problemas sociales, que hacen estallar guerras y desatan hambrunas, que se mezclan con problemas medioambientales, trayendo contaminación del agua, aire y suelo.

La autora de ese vídeo es Annie Leonard, una experta americana en desarrollo sostenible, salud ambiental y cooperación internacional, que nos contará paso a paso como la explotación del hombre por el hombre y a nuestro planeta nos ha llevado a un mundo en posible extinción.

Introducción a la huella hídrica

La huella hídrica es un indicador del uso de agua dulce que abarca no solo el uso directo de un consumidor o productor, sino, el uso indirecto del agua. La huella hídrica de un bien o servicio es la cantidad total de agua que se requiere para producirlo, ya sea externa (al importar los productos) o interna (cuando estos se producen en el territorio nacional). Este concepto se puede expandir para proveer la huella hídrica de naciones o incluso continentes

La huella hídrica es una herramienta analítica que permite abordar asuntos políticos de seguridad del agua y uso sostenible del agua. Esta muestra la cantidad y localiza el uso de agua en relación al consumo de las personas.

Huella hídrica de un producto: La huella hídrica de un producto es el volumen de agua dulce utilizada para producir el bien o servicio, medida en el lugar donde se produjo el bien. Se refiere a la suma del agua utilizada en las distintas etapas de la cadena de producción. También se conoce como contenido virtual de agua.

Huella hídrica de una comunidad: La huella hídrica de una comunidad se define como el volumen de agua utilizado para la producción de los bienes y servicios que consumen los miembros de dicha comunidad.

Huella hídrica de una nación: La huella hídrica de una nación es un indicador de los efectos del consumo nacional de agua, considerando los recursos internos y externos. El ratio de consumo interno/externo de agua es relevante ya que externalizar la huella hídrica implica incrementar la dependencia en recursos hídricos extranjeros. También resulta en externalizar los impactos ambientales que el consumo/uso de agua conlleva.

El uso de agua se mida en términos del volumen de agua consumido (evaporado) y/o contaminado por unidad de tiempo. La huella hídrica es un indicador geográficamente explícito pues no sólo muestra los volúmenes de agua usados y contaminados, sino también las ubicaciones.

Componentes de la huella hídrica: El total de la huella hídrica de un individuo o una comunidad se descompone en tres:

– Huella hídrica azul: Es el volumen de agua dulce evaporada de los recursos globales de agua superficial y subterránea para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o la comunidad.

– Huella hídrica verde: Es el volumen de agua evaporada de los recursos globales de agua verde (agua de lluvia almacenada en el suelo).

– Huella hídrica gris: Es el volumen de agua contaminada, que puede ser cuantificada como el volumen de agua requerida para diluir los contaminantes hasta el punto en que la calidad del agua esté sobre los estándares aceptables.

Algunos ejemplos:

huella_manzanahuella_carneHuella_cafe

Y tú, ¿Quieres calcular tu huella hídrica? Pincha en la imagen para calcularlo:

20100330-huella hidrica logo

Para ampliar la explicación, he puesto un vídeo que puede resultar interesante.

Nota: los enlaces puede dirigirte a una publicidad. En la esquina superior derecha dale a “skip ad” para saltarlo sin problemas.

Un filtro con nanopartículas de oro para reducir la contaminación del agua

La unidad de Tecnologías Químicas del Instituto tecnológico metalmecánico, Aimme, ha desarrollado un prototipo de filtro con posibilidad de incorporar nanopartículas de oro, que permite la reducción de la contaminación del agua por metales pesados.
Esta tecnología está pensada básicamente para las industrias del sector metalmecánico, cuyas aguas necesitan tratamientos especiales para su depuración, ha informado el instituto valenciano en un comunicado.
El responsable de la Unidad de Tecnologías químicas, Francisco Bosch, ha destacado que “gracias a este filtro se reduce la concentración de metales pesados y se mejora la eficiencia en su tratamiento, reduciendo de esta manera el impacto generado al medio ambiente”.
Actualmente las empresas utilizan técnicas fisico-químicas como la precipitación y este filtro consigue mejorar la captación de los metales, especialmente cuando se encuentran en concentraciones bajas.
Este proyecto se enmarca en el grupo de actividades de la Unidad de Tecnologías Químicas donde se desarrollan nuevos materiales y procesos, principalmente con el uso de nanopartículas que, aplicadas a metales, modifican su comportamiento.
Esta unidad de Aimme desarrolla su actividad en áreas como el medio ambiente, donde ofrece soluciones a las empresas para mejorar la depuración de sus aguas industriales, para la reducción del consumo de agua en los procesos productivos o para la reutilización de los lodos que se generan en las depuradoras industriales.
Igualmente trabaja en la minimización del efecto sobre el medio ambiente de todas las sustancias que se utilizan en la fabricación de cualquier producto metálico y en las aplicaciones del sector.
Una de sus áreas de trabajo es la recuperación de los componentes útiles que pueden reutilizarse, tras el proceso de depuración o la valorización de los residuos, como la conversión de los lodos que surgen de la depuración en fertilizantes agrarios.
Asimismo, desarrolla proyectos con empresas a las que ayuda a optimizar sus procesos químicos para reducir el impacto medioambiental, especialmente en la detección de la Mejor Tecnología Disponible (MTD) para optimizar sus procesos.

Historia del agua embotellada

En una entrada anterior publiqué sobre La Historia de las Cosas , ahora le toca el turno a La Historia del Agua embotellada.

Este vídeo trata sobre el engaño que han urdido los capitalistas para comprar más bienes de consumo(en este caso algo tan esencial como el agua) cuando lo tenemos en nuestra propia casa. Amén del negocio que hacen con nosotros hay otro punto a destacar y es al que nosotros nos interesa: qué se hace con todas esas botellas plásticas después del consumo. Eso lo veremos a continuación:

Símbolos del reciclaje

Conocer el significado de los símbolos del reciclaje es fundamental para dar un correcto tratamiento a los residuos y evitar así el vertido de desechos impropios que perjudican el sistema de reciclaje. Los distintos materiales requieren procesos de reciclaje diferentes y si durante su recolección acaban mezclados, se dificulta su clasificación y tratamiento. Por esta razón, te presentamos un pequeño diccionario de los símbolos, logos y colores del reciclaje según la tipología del residuo: cartón, plástico, vidrio, metal, aparatos electrónicos …

El origen de los logos de reciclaje va unido al nombre de Gary Anderson. Este estudiante de la Universidad de California del Sur creó en 1970 un logo basado en el símbolo de Möbius en forma de triángulo para un concurso de diseño organizado por la Container Corporation of America como parte del primer Día de la Tierra. Anderson fue el ganador. Cada una de las flechas de este símbolo internacional representa uno de los pasos del proceso de reciclaje: recogida, el proceso mismo del reciclaje y la compra de estos productos reciclados, de manera que el sistema continúa una y otra vez.

Otro símbolo conocido internacionalmente es el Punto Verde, un distintivo creado en 1991 en Alemania por la empresa privada sin ánimo de lucro Duales System Deutschaland AG. El logo fue adoptado también por otros países de la Unión Europea, hasta que en 1994, los Estados miembros decidieron convertirlo en la marca para la Directiva Europea de Envases y Residuos de Envases. En España, los envases que llevan este logo garantizan que, al convertirse en residuo, este envase se reciclará y valorizará mediante el Sistema Integrado de Gestión de Residuos de Envases(SIG), gestionado por Ecoembes. En Estados Unidos, este logo significa que las empresas se comprometen a reciclar y a reducir el uso de material de envasado.

 

Envases en general

Cuando encuentres alguno de estos símbolos en un objeto, envase o papel éste te ayudará a identificar el material del que están hechos y que pueden ser reciclados.

Möbius LoopMöbius Loop

Indica que los materiales con los que ha sido fabricado un producto pueden ser reciclados.

Lo encontramos en envases, papel y cajas de cartón, etiquetas, cartones de huevos, periódicos, revistas …

Möbius Loop con %Möbius Loop %

Puede aparecer este anillo con un símbolo de porcentaje en el medio (%).

En este caso significa que dicho porcentaje especificado será reciclable.

Punto VerdePunto verde

El envase que lo lleva garantiza que, al convertirse en residuo, este envase se reciclará y valorizará mediante el Sistema Integrado de Gestión de Residuos de Envases (SIG), gestionado por Ecoembes. Lo encontramos en Envases de plástico, envases metálicos, tetraBrick, de cartón, papel y de vidrio.

TidymanTidyman

Esta ilustración incita al consumidor a ser cívico y depositar el envase o residuo en un sitio habilitado para ello, como papeleras, contenedores, etc. La encontramos en envases y cajas de cartón.

Colores del Reciclaje

Algunos de los colores más utilizados en el reciclaje

Azul (Papel y Cartón)

En el contenedor azul se depositan todo tipo de papeles y cartones: cajas, envases de alimentos, periódicos, revistas, papeles de envolver, folletos publicitarios, etc.de vigilancia …

Amarillo (Plásticos y latas)

En este contenedor se introducen todo tipo de envases y productos fabricados con plásticos como botellas, envases de alimentación o bolsas, además de las latas de conservas y de refrescos.

Verde (vidrio)

En el iglú verde depositamos envases y botellas de vidrio.

Rojo (desechos peligrosos)

Los contenedores rojos se utilizan para almacenar desechos peligrosos como baterías, pilas, insecticidas, aceites, aerosoles o productos tecnológicos.

Naranja (orgánico)

Este contenedor se utiliza exclusivamente para material orgánico.

Gris (resto de residuos)

En los contenedores de color gris se depositan los residuos que no se incluyen en el resto de contenedores, además de la materia biodegradable.

Tipos de plástico

Características físicas y químicas  hacen al plástico mantener las distancias un tipo y  otros lo que afecta fundamentalmente en la tarea de reciclaje. Si a esto le sumamos que están mal rotul-ados y la información en la  banda de Möbius, el símbolo universal para identificar el reciclaje,  es deficiente, ya que no aparece su categorización del 1 al 7, veremos que todos nuestros esfuerzos por reciclar han sido en vano.

Un estudio realizado por  TriCiclos (consultora en reciclaje y que implementa puntos limpios), concluyó que el 74,5% de los envases de los productos que se venden en supermercados no cuenta con la rotulación que facilita su disposición y reciclaje, y las que la tienen  no necesariamente explica de qué tipo de material se trata.

Características físicas y químicas  hacen al plástico mantener las distancias un tipo y  otros lo que afecta fundamentalmente en la tarea de reciclaje. Si a esto le sumamos que están mal rotulados y la información en la  banda de Möbius, el símbolo universal para identificar el reciclaje,  es deficiente, ya que no aparece su categorización del 1 al 7, veremos que todos nuestros esfuerzos por reciclar han sido en vano.

Un estudio realizado por  TriCiclos (consultora en reciclaje y que implementa puntos limpios), concluyó que el 74,5% de los envases de los productos que se venden en supermercados no cuenta con la rotulación que facilita su disposición y reciclaje, y las que la tienen  no necesariamente explica de qué tipo de material se trata.

Por ejemplo, los envases de yogurt que traen una lámina de papel no pueden ser reintegrados a la cadena industrial como tampoco la plumavit (poliestireno expandido) y el PVC. Tampoco se pueden mezclar distintos tipos de plástico porque pertenecen a mundos distintos.

Categorización en la Banda de  Möbius 

Existe una última categorización, El 7 que corresponde a otro tipo de plásticos  usados en envases multicapas, como los que cubren la comida para perros, las salsas como ketchup o los alimentos procesados.

Por ejemplo, los envases de yogurt que traen una lámina de papel no pueden ser reintegrados a la cadena industrial como tampoco la plumavit (poliestireno expandido) y el PVC. Tampoco se pueden mezclar distintos tipos de plástico porque pertenecen a mundos distintos.